Economía

La economía en Australia es una de las más fuertes del mundo, abierta y competitiva. El constante crecimiento económico es producto de un manejo efectivo de las políticas públicas y una reforma estructural constante. Australia tiene un sector privado dinámico y competitivo y una fuerza laboral altamente calificada.

Australia posee una próspera economía, con un PIB per cápita ligeramente menor que el de Francia, Reino Unido y Alemania en términos nominales, pero gracias a un costo de vida menor. La economía australiana es dominada por su sector servicios (68% del PIB), pero son sus sectores agrícola y minero (8% del PIB combinados) los que representan el 65% de sus exportaciones. Rico en recursos naturales, Australia es un gran exportador de productos agrícolas y ganaderos, especialmente granos y lana; las vacas y ovejas son las principales fuentes de producción de alimentos en gran parte del territorio australiano. Igualmente la extracción de minerales, incluyendo varios metales, carbón y gas natural, son una parte integral de la estructura productiva del país.

La ventaja competitiva en productos primarios es un reflejo de la riqueza natural del continente australiano y su pequeño mercado doméstico; 22 millones de personas ocupan un territorio casi del tamaño de los Estados Unidos. Industrias de servicios se han expandido en décadas recientes a expensas del sector manufacturero, el cual en la actualidad representa un poco menos del 12 por ciento del PIB.

La influencia de la República Popular de China en el crecimiento de la economía ha también impulsado el crecimiento de las exportaciones australianas de minerales y recursos energéticos, con el reciente contrato de gas natural licuado, en el estado de Australia Occidental, con un valor potencial de $25 mil millones durante la vida del proyecto. La industrialización de China ha resultado en un boom exportador para corporaciones de recursos, contribuyendo de esa manera, al incremento de los ingresos del gobierno federal australiano a través de los impuestos de estas compañías. El comercio con China es actualmente el de mayor crecimiento en la última década, convirtiéndolo en el tercer mayor socio comercial de Australia.

En materia de comercio internacional, la economía está orientada hacia la fabricación de productos y servicios de alto valor. En los últimos años se ha dado un gran desarrollo en al área de telecomunicaciones y servicios y más de 470 compañías han establecido sus oficinas centrales para Asia Pacífico en Australia.

El producto bruto interno real de Australia ha crecido a un promedio del 3,8% anual desde 1996, alcanzando 945.700 millones de dólares australianos en el último año, con un superavit fiscal del 1% del producto bruto interno. Esto implica un PBI per capita de AUD 41.750 al año, aproximadamente USD 35.200.

El crecimiento económico está acompañado por una tasa de inflación baja y estable durante la última década. La tasa es de alrededor de un 4% anual. Un factor fundamental en mantener la baja tasa de inflación fue el crecimiento en la productividad, a razón de un 2,7% anual durante los últimos diez años.

Las empresas pequeñas son un sector vital de la economía australiana, generando el 30% de la producción económica y responsables del 58% del crecimiento del empleo en los últimos cinco años. Actualmente hay más de 1,2 millones de empresas pequeñas en Australia, que emplean un total de 3,3 millones de personas.